Rectocele (prolapso de recto)

Los prolapsos genitales no deben ser un obstáculo para que tu vida sea plena

 

Rectocele (prolapso de recto)

El rectocele o prolapso rectal es el descenso del recto a través de la vagina.

 

Esta patología suele deberse al debilitamiento de los músculos que conforman el suelo pélvico y puede ir acompañado de cistocele (cistocele - descenso de la vejiga) y prolapso uterino (histerocele-descenso del útero), patologías que suelen llamarse en forma general como prolapso genital.

 

El rectocele también puede presentarse como única patología, sin estos otros problemas.

 

Los síntomas más frecuentes son:

 

  • Sensación de bulto o cuerpo extraño en la vagina, mas con estreñimiento
  • Dolor con las relaciones sexuales
  • Estreñimiento con dificultades para evacuar

 

El debilitamiento o rotura de los tejidos del suelo pélvico son la principal causa del rectocele.

 

Los embarazos y partos, la disminución de los estrógenos en la menopausia pueden debilitar o desgarrar los músculos de sostén de los órganos de la pelvis.

 

El estreñimiento o la tos crónica pueden favorecer la aparición del rectocele.

 

No solo es un problema frecuente en mujeres menopáusicas, sino que también puede darse en mujeres óvenes que hayan tenido o no hijos.

 

 

Tratamiento

 

Los tratamientos actuales permiten tratar el rectocele con una intervención vaginal, una cirugía mínimamente invasiva que permite reconstruir el suelo de la pelvis con o sin colocación de prótesis (“mallas”).

 

Se realizan pequeñas incisiones vaginales. Si se coloca malla la operación consiste en colocar una malla sintética parcialmente reabsorbible para sujetar el recto que ha descendido.

 

Una intervención de este tipo requiere un tiempo de hospitalización mínimo, de unas 24 a 48 horas, y al cabo de unas semanas la paciente puede llevar vida normal.

 

 

 

 

 

Copyright © All Rights Reserved Dr. Oscar D'Angelo Velasco - Calle La Granja 8, 28003 Madrid - Citas al 914 539 400 - Enlaces de interés